El uso del dron en la construcción

Gracias al reciente Real Decreto publicado en diciembre de 2017, se han abierto muchas posibilidades de vuelo que anteriormente estaban prohibidas. Entre ellas, destacamos el vuelo dentro de zonas urbanas, en zonas restringidas con correspondientes permisos y, además, cerca de zonas aéreas controladas, entendiendo estas últimas como aeropuertos y aeródromos.

Teniendo esto en cuenta, se nos abre la posibilidad de ampliar el número de servicios a disponer, gracias a un vuelo aéreo y a sus prestaciones audiovisuales.

En el sector de la construcción tenemos desde levantamientos fotográficos de parcelario en los inicios del proyecto, pasando por vídeos y fotos del proceso de las distintas fases de la ejecución, hasta los acabados de la obra en cuestión para certificaciones finales. Cabe nombrar, claro está, las innumerables posibilidades que nos ofrecen este tipo de vuelos en la inspección técnica, tanto en obra nueva de arquitectura e ingeniería civil, como en restauración y rehabilitación de edificios preexistentes.

En los siguientes apartados se enumeraran las aplicaciones previstas, las cuales se irán aumentando conforme avancen las tecnologías y las empresas inviertan en aeronaves específicas para los diferentes campos.

  • En las primeras horas del proyecto de diseño de una obra podemos obtener los estudios previos del emplazamiento desde una perspectiva poco explorada hasta ahora, como es la vista de pájaro y la ortofotografía en tiempo real. Esto nos proporciona una visión extendida del entorno y sus posibilidades, además de poder implantar nuestros modelos 3D en la futura situación del proyecto.
  • Antes de meternos en materia de procesos constructivos, caben destacar las aplicaciones que tienen en el mundo de la restauración y rehabilitación de edificios. Nos ofrece la posibilidad de crear la fotogrametría de alzados y cubiertas de una mayor exactitud en la restauración, incluso en elementos arqueológicos, y la inspección técnica o evaluación de edificios preexistentes a rehabilitar.

  • Este tipo de vueles nos ayuda en los procesos de ejecución de obra, a tener un continuo seguimiento de las fases, tanto en el transcurso de ellas en tiempo real, como en la finalización de las mismas. Todo ello a través de vídeos aéreos y fotos de una gran calidad desde distancias menores a un metro del elemento en cuestión, a perspectivas alejadas para la comprensión general de la fase u obra acabada. Esto nos lleva a la extensión para las aplicaciones en estudios de seguridad.
  • Otras posibilidades que se barajan entorno a este sector son los seguimientos y estudios previos en la obra civil. Como son las implementaciones de elementos lineales en obra pública (líneas de alta tensión, carreteras, vías ferroviarias, etc.).
  • Finalmente, tenemos que mencionar lo que nos ofrece a nivel de publicidad e imagen corporativa como es la promoción de empresas promotoras, constructoras, urbanismo, y además de promociones turísticas, del sector hotelero e instituciones públicas como los ayuntamientos.

¿No os parece que el dron abre un nuevo mundo de posibilidades en el sector de la construcción?

#JMP360